Dios el Creador

Objetivos

  • Entender que Dios hizo el Universo mediante su poder.
  • Conocer el propósito de Dios para la creación.

Antecedentes

La Biblia no es un libro científico, ni pretende enseñar ciencia, aunque hay muchos aspectos científicos contenidos en la Biblia.

Los escritores del antiguo testamento, inspirados sin duda por el Espíritu Santo, explicaron la creación del Universo, de la tierra, de los animales y plantas y del hombre, en un lenguaje que podía ser comprendido y aceptado por todos los hombres. Ellos no podían usar complicadas ecuaciones ni emitir enunciados de leyes o hipótesis; ellos se contentaron con mostrar, de forma comprensible, que el inicio de todo partía del poder absoluto de Dios.

Aunque los científicos, hombres que estudian la naturaleza y descubren las leyes que Dios ha puesto, pretendieran reducir la formación del mundo a una sola fórmula matemática, ella nunca podría contener la energía liberada por Dios, sus propósitos para el mundo y especialmente su deseo de comunión con la estrella de la creación: el hombre

Y ya en los primeros momentos de la creación Dios compone un cuadro de orden, en el cual va a situar al hombre hecho a su imagen y semejanza.

Y a partir de ese momento Dios tendrá una comunicación con el hombre que en muchas ocasiones se rompió; y hoy día Dios mismo desea comunicarse con cada una de sus criaturas, para tener comunión con ellas, ya que cada persona es un acto del amor de Dios.

Lectura bíblica

Génesis 1 y 2

Texto para aprender

Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos (Salmo 19:1)

Historia

En el principio Dios creó el Universo; pero estaba desordenado, vacío y oscuro y Dios se dedicó a ordenar su creación.

El primer día Dios hizo la luz a la que llamó Día y a las tinieblas Noche.

En el segundo día Dios separó las aguas y las juntó en los Mares y la expansión que quedó lo llamó Cielo. Y además juntó los Mares en un lado y dejó descubierta la Tierra.

En el tercer día Dios mandó que la tierra produjera hierba verde y los árboles dieran sus frutos. Y a Dios le gustó lo que había hecho.

En el cuarto día hizo el sol para que iluminara de día y la luna para que iluminara de noche e hizo también las estrellas.

En el quinto día mandó que se formasen los peces, animales que se arrastran por los fondos y los grandes animales marinos, y las aves.

En el sexto día hizo los animales terrestres y les pidió que se multiplicasen.

Y ese día en un acto especial Dios creó al hombre de la propia tierra y a la mujer y les puso en un lugar hermoso llamado Edén. Y les dio todo lo que había hecho para que fueran los señores de todo.

Y vio Dios que era bueno.

Y al séptimo día Dios descansó de su obra.

Y DIOS VIÓ QUE TODO LO QUE HABÍA CREADO ERA BUENO

LA CREACIÓN DEL HOMBRE

Génesis 2

Ya estaba creado el cielo, la tierra, los mares, las plantas y los animales.

Y Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló sobre él y le dio su espíritu.

Dios usó el material existente y que El había creado previamente: el polvo del cual están formados todos los seres vivos.

Y Dios puso al hombre en el Edén, un huerto con un río que se dividía en otros cuatro: Eufrates, Pisón, Gión y el Tigris. Y allí hablaba con él y le dijo que de todo podía comer menos de un árbol que había en medio del huerto: el árbol de la Ciencia del Bien y del Mal.

Y Adán le puso nombre a toda bestia y a las aves que Dios había creado.

Pero vio Dios que el hombre se sentía solo por no tener un ser semejante a él con quien comunicarse. Así que decidió darle una compañera, una compañera tan semejante a él que fuera parte de si mismo; y el autor que escribió el génesis cuenta cómo Dios sumió al hombre en un sueño profundo y tomó una costilla y formó a la mujer.

La mujer por tanto está formada por Dios de la misma manera, esencia y espíritu que el hombre.

Y cuando Adán la vio, le gustó y la llamó Varona porque dijo:

“Es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Por tanto dejará el hombre a su padre y madre y se llegará a su mujer y serán una sola carne”.

Y así formaron una pareja a la que Dios protegió y a los que les dio potestad o autoridad para que fueran señores y disfrutaran de la creación. Podían disfrutar de todo lo que Dios había hecho y además estaban en relación constante con Dios.

Y Dios los creó mujer y hombre y les dijo que fueran uno.

© Copyright Josias.es. All Rights Reserved.